¡Hola! Hoy vamos a hablar de cómo trasladar a nuestra familia herramientas de Disciplina Positiva durante el confinamiento para mejorar la relación y el ambiente que tenemos.

No lo pensábamos el 15 de marzo cuando se nos pedía que nos quedásemos en casa sin salir, pero ya llevamos casi 50 días “encerrados”. Son muchos días, muchas horas, conviviendo con nuestra familia. Que sí, que los queremos a todos mucho, pero que 24 horas de convivencia sin salir de casa en muchas ocasiones se está haciendo difícil de llevar. Surgen roces, discusiones, a veces de poca importancia, que en cualquier otro momento quedarían solucionadas u olvidadas en minutos, pero que en estos días, donde todos y todas estamos en una montaña rusa emocional, pueden quedarse como conflictos que solventar.

Nunca pensé que estrenaría el blog en estas circunstancias, pero me ha parecido un momento adecuado por si os puede ayudar de alguna manera.

He decidido pedir colaboración a un grupo de excelentes mujeres, profesionales todas ellas, la mayoría en el ámbito de la educación o la salud pero todas facilitadoras o entrenadoras de Disciplina Positiva para familias, aula, parejas, organizaciones…

Cada una de ellas os va a recomendar una herramienta, un consejo breve, una idea que ellas han puesto en práctica en sus familias y que han funcionado para que el ambiente sea conciliador y respetuoso.

Si no conocéis qué es la Disciplina Positiva os doy una pincelada, y al final del post os dejo el enlace de la Asociación Española de Disciplina Positiva por si queréis ampliar la información.

¿Qué es Disciplina Positiva?

Se trata de un modelo de educar basado en el respeto, la comunicación y el amor por nuestros/as descendientes. Parte de la necesidad de un conocimiento del desarrollo de la infancia para poder entender el comportamiento que tienen, incluso si no es el que consideramos adecuado. Trata de evitar luchas de poder, castigos, gritos, reconduciendo con respeto y de manera positiva. Siempre amable pero firme a la vez. A través de distintas herramientas podemos desarrollar nuestra empatía, respeto, conocimiento y establecer ese clima amable y de confianza mutua reforzando nuestros lazos de conexión.

“¿De donde sacamos la loca idea de que para que un niño se porte bien, primero tenemos que hacerle sentir mal?” – Jane Nelsen-

Aviso, el post es largo, pero los consejos que nos dan, creo que merecen la pena. Vamos, pues, con las herramientas elegidas por nuestras colaboradoras:

Ana Couto:  Preguntas de Curiosidad y Enfoque en Soluciones

Ana Dp

 
Ana Couto es pedagoga, coach educativo y de familias con especialidad en educación emocional. Es educadora de familias en Disciplina Positiva y creadora del programa “Estudiar con sentido”. Pero, sobre todo, donde más ha aprendido es como madre de 3 hijos, una gran experiencia en la que aplicar todo lo aprendido en las formaciones y para pasar a la práctica toda la teoría sobre crianza y educación respetuosa.

Puedes seguirla en http://www.anacoutocoaching.com, en su facebook, o Instagram

Su consejo es Suelta el control; sus herramientas para compartir con nosotros/as : Preguntas de curiosidad y enfoque en soluciones, y así nos lo cuenta:

Apaga el interruptor de estar pendiente de todo, de organizar el tiempo de la familia, de buscar con qué entretenerles para que no se aburran, de seguir pendiente del reloj… sabes bien a qué me refiero.
Mira por la ventana y deja tu mirada perdida sin sentir la presión de la responsabilidad de organizarlo todo. Déjate llevar, pregunta y escucha y que todos participen de las decisiones.

Dos herramientas de Disciplina Positiva te pueden ayudar: Preguntas de curiosidad y enfoque en soluciones.
No tienes que tener todas las respuestas. Lanza la pregunta y escucha sus opciones, no te cargues con el peso de tener que tener la solución. Si preguntan ¿Qué hacemos? Prueba con algo como: No sé, ¿a ti que se te ocurre?, ¿qué te apetece? Fluye con sus opciones y libérate del peso emocional de tener que solucionarlo todo. Ellos también pueden y estarán encantados de aportar y de ser tenidos en cuenta.

Marian Cobelas: La escucha empática 

Marián Cobelas es Dra. en Lingüística Teórica y Aplicada por la USC, coach certificada por ICC, facilitadora del programa de Disciplina Positiva para familias y organizaciones y Docente en la Universidad Internacional de la Rioja.Marian Dp

Trabaja con metodologías como el Coaching, La PNL, la Inteligencia Emocional, el Análisis del Discurso y la Disciplina Positiva para ayudarte a alcanzar tus objetivos y el bienestar que deseas en el ámbito personal, familiar y/o profesional. Con este propósito, desde su espacio ofrece servicios de asesoramiento familiar y educativo para particulares e imparto programas formativos teórico-prácticos centrados en el desarrollo competencias transversales, habilidades socioemocionales y comunicativas para instituciones y organizaciones de diversos sectores.

Si te interesa seguirla en redes puedes hacerlo en   http://www.mariancobelas.com, en su Blog, y en su página de Facebook 

 

Marián nos dice:

Si hay una herramienta de Disciplina Positiva que me apasiona por su poder transformador y por lo útil que resulta para mejorar las relaciones interpersonales de cualquier tipo, especialmente en la familia, esa es sin duda la Escucha Empática.

Todo aquel que alguna vez haya experimentado la sensación de sentir que aquello que contaba era recibido por la persona con la que lo compartía de forma atenta, sin interrupciones y sin recibir ningún juicio o valoración por parte de su interlocutor, sabe perfectamente que este tipo de escucha es el pilar fundamental sobre el que se sustenta toda comunicación respetuosa y efectiva.

Las personas, especialmente los adultos, en ocasiones gastamos mucha energía intentando convencer a los demás de que nuestra forma de mirar la vida o las situaciones a las que nos enfrentamos es la mejor y la correcta. Cuando nos relacionamos, sobre todo cuando lo hacemos con niños, solemos imponer nuestra
visión del mundo y no escuchamos de forma empática en absoluto. De esta manera, lo que estamos provocando es una barrera que nos impide disfrutar de una comunicación honesta, real y abierta a nivel emocional. Así, nos perdemos mucha información valiosa como, por ejemplo: ¿qué sienten nuestros hijos?,
¿qué necesitan?, ¿cuáles son sus miedos, sus preocupaciones o simplemente sus verdaderos gustos?

Me gustaría invitar a las familias a poner en práctica esta dinámica de una manera muy sencilla. Aprovechemos estos días de confinamiento en los que a lo mejor podemos disponer de un poquito más de tiempo, y que además es quizás cuando más lo necesitamos debido a que podemos sentirnos emocionalmente más agitados, para juntarnos cada día un ratito y escucharnos de forma empática.

escucha activa disciplina positiva¿Cómo lo hacemos?

Pues vamos allá. Es muy sencillo. Podemos simplemente empezar por apagar todo tipo de dispositivos y estímulos externos (TV, tabletas, móviles, etc.) y sentarnos todos juntos en forma de círculo para compartir cómo ha sido nuestro día, cómo nos hemos sentido, qué fue lo que más nos ha gustado, lo que menos, qué nos ha ayudado a sentirnos mejor, etc. Es importante que sepamos que mientras cada uno de los miembros de la familia comparte, los demás simplemente escuchamos sin rebatir, sin valorar, sin afirmar y sin
interrumpir.

Además, para que la distribución de los turnos de palabra sea mucho más fácil de gestionar y también para que resulte más divertido y atractivo para los más pequeños de la casa, podemos usar un bastón o varita de la palabra (cualquier objeto que tengamos por casa que nos sirva para simbolizar este recurso). Con este objeto, establecemos la norma de que solo la persona que tiene el bastón de la palabra es aquella que puede compartir y expresarse en este momento. Después, una vez este termina, se lo pasa a otra persona y así se continúa sucesivamente hasta que todos hayamos disfrutado de nuestro turno de compartir. Si alguien, por lo que sea, prefiere voluntariamente no expresar cómo ha sido su día, entonces los demás respetamos su decisión y no lo obligamos a hacerlo si no lo desea.

De esa manera, estaremos ejemplificando y entrenando en familia un tipo de comunicación basada en el respeto mutuo, en la honestidad emocional y en el apoyo del grupo. Y, sobre todo, estaremos nutriendo lo más importante que tenemos: nuestro vínculo familiar. ¿Os animáis a probarlo? ☺

Andrea Bechlian: Enfocarnos en soluciones  

Andrea Dp

Andrea Bechlian, es psicóloga y educadora de disciplina positiva. Acompaño a familias y educadores/as en el desarrollo de sus habilidades parentales y educativas y a niños, niñas y adolescentes en el desarrollo de sus habilidades socio-emocionales. Lo hago a través de talleres grupales o sesiones individuales que se desarrollan de forma online o presencial.

Podéis contactar con ella en su página de Facebook o de Instagram

Andrea quiere compartir con todos/as nosotros/as la magia y el arte de enfocarnos en soluciones con estas palabras:

 

Hoy voy a contradecirme.
En mis talleres y sesiones las familias me escuchan decir muchas veces: aquí no hay magia ni recetas, hay que trabajar para cambiar. Pero estaba pensando que muchas veces, cuando pedimos a dos niños/as que busquen una solución a un problema que tienen, la magia sucede, sucede frente a nuestros ojos.
Me pregunto: ¿por qué no les damos más oportunidades para que sean los protagonistas de su propio cambio y crecimiento?

El verano pasado, mientras hacía talleres para niños/as de entre 4 y 11 años, hubo un conflicto entre dos chicos. Yo estaba cogiendo materiales para un mural en otra aula, cuando uno de ellos vino a toda prisa a decirme que el otro le había destruido una construcción con bloques. ¿Qué sucede habitualmente en estas situaciones?

niños construcciones bagoas fora– Castigado uno de ellos: “¡Qué bien, le dio su merecido! ¡Ahora tengo todos los bloques para mí y no tengo que compartirlos!”
– Castigados los 2. ¡Qué injusta, yo no hice nada y me castigan!
– Y así, muchas otras combinaciones que dan como resultado que por ejemplo quieran vengarse a escondidas, que no recurran a mí cuando me necesiten, etc.
Pero por suerte, con lo que dije la magia sucedió:
-Buf te entiendo, con lo que te gusta construir. Mientras termino de coger este material ve junto a tu compañero y os propongo que piensen entre los 2 una solución justa a lo que acaba de ocurrir.
– ¿No lo vas a castigar?
– No, yo nunca castigo ni grito. Porque todos tenemos que tratarnos con respeto, y si te castigase en este momento ni solucionamos el problema, ni nos sentimos mejor y aquí estamos para aprender y divertirnos.

Me hizo una sonrisa, pero era discordante… intuyo que era la primera vez que alguien le respondía de ese modo. Cuando llegué al aula, estaban juntos debatiendo posibles soluciones y llegando a acuerdos y
en ese momento me di cuenta de que las palabras, las preguntas y la forma de dirigirnos a los niños, sí que puede hacer magia.

castigo infancia

 

 

“Desde Disciplina Positiva se descartan los castigos”

 

 

 

Desde Disciplina Positiva se descartan los castigos y cualquier tipo de medida punitiva, porque de lo que se trata es de alentar a los/as niños/as a descubrir sus capacidades y desarrollar sus habilidades socio-emocionales.
Te propongo, tanto si eres madre, padre, maestra y/o educador, que invites a tus niños/as a pensar en soluciones. No solo aprenderán ellos, sino también tú. Por supuesto que antes hay que enseñar y modelar el proceso, pero en el ejemplo que os conté, era el segundo día que estaba con ese grupo así que decidí lanzarme. Cuando no es tan precipitado, les enseño que hay una fórmula para saber si una solución es válida o no. Puedes recordarla muy fácil, es: 3R+1U.

respeto disciplina positiva

Respetuosa: no debe humillar, culpabilizar, avergonzar…
Relacionada: tiene que guardar relación con lo sucedido.
Razonable: tiene que ser posible, tanto para niños como adultos.
Útil: debe tener una utilidad, servir, ser práctica.

 

Para que funcione, primero se debe hacer una lluvia de ideas donde cada niño/a diga todas las soluciones que se le ocurran. Aquí no debemos intervenir ni cortar su creatividad, pero una vez que terminen de dar ideas, se analizarán las soluciones una a una para ver si cumplen con las 3R+1U. Luego se analizan junto a ellos/as, no usamos solo nuestro juicio. Una vez que nos quedan las soluciones que cumplen las 3R+1U, ya están listos para ponerse de acuerdo y elegir la solución que crean más conveniente.
Y así es, como poco a poco y con una sencilla herramienta, puedes enseñar a tus niños/as a ser amables y firmes, responsables, autónomos/as, empáticos/as, etc.

Angélica Joya: Observa y cuenta hasta 20

Angélica Joya es psicóloga, entrenadora de disciplina positiva, facilitadora de cómo Angie Dphablar para tus hijos te escuchen, consultora motivacional y madre de 3. Desde Impliquo ayuda a familias, entrenadores deportivos, colegios y parejas a implementar nuevas formas de relacionarse, de empoderarse desde el respeto mutuo y la conexión. Realiza certificaciones en disciplina positiva y también hace asesorías y terapia Adleriana privada online y presencial. De la misma manera, hace intervención con niños basada en los principios de theraplay (terapia de juego vincular).

En sus redes comparte continuamente herramientas, reflexiones y videos que nos pueden ayudar en nuestro proceso de cambio de mirada, por lo que puedes seguirle o contactar con ella en  http://www.impliquo.com  o en redes como Facebook o Instagram   

 

 

El “tip” que Angélica nos quiere compartir es:

Tanto en mi vida profesional como personal la disciplina positiva ha significado un antes y un después.
Es todo un conjunto de principios y se me hace difícil elegir uno. Pero si me preguntaran ¿por dónde empezar? diría que es importante observar a esa persona que tienes delante y entender qué es alguien diferente a ti.

Que no puedes obligar a nadie hacer algo que no quiere y que tú también eres dueño de tus propias decisiones y acciones. Así que, primero observa y no pretendas que “hagan caso a la primera”. Siempre que pidas algo, hazlo desde la cercanía física y emocional, pocas palabras pero muy claras y, sobre todo, da tiempo a que ellos terminen eso que estaban haciendo antes. Cada uno tiene sus ritmos.
De esto hablo en este video corto de 1 minuto: Donde lo titulo “cuenta hasta 20”

Natalia Somoza: Rutinas y sinceridad

 
Natalia Somoza es madre, maestra y educadora de Disciplina Positiva para familias y Nati dpdocentes. Complementa su formación con un Máster en coaching y resolución de conflictos, y otro en inteligencias múltiples aplicadas a la educación infantil.

Hace 5 años que la Disciplina Positiva llegó a su vida, lo que supuso un cambio muy grande para ella, no sólo como madre y maestra sino también como persona, aportándome multitud de herramientas y valores; por eso, desde entonces, imparte talleres y charlas de este modelo educativo en Lugo.

Puedes contactar con ella a través de su página de Facebook o mandándole un e-mail

 

 

Natalia nos cuenta:

Sin duda, dos de las herramientas que marcan el ritmo de mí día a día en casa son las rutinas, las cuales aportan seguridad a mis hijos, y la sinceridad, decirles siempre la verdad, obviamente con palabras que ellos entiendan, ya que les aporta confianza.

En relación a las rutinas, desde que nacemos, las personas vamos adquiriéndolas de manera natural debido en gran parte a los ritmos marcados por nuestras familias. A medida que vamos creciendo van apareciendo rutinas nuevas que de la misma manera nuestros padres nos van enseñando.

Cuadro Rutinas NatiPero en ocasiones, los más pequeños de la casa se “revelan” contra esas rutinas o les cuesta asumirlas (no se quieren lavar los dientes, les cuesta irse a la cama,…). Una manera muy efectiva de ayudar a su afianzamiento, y que en nuestra casa ha dado muy buen resultado, es plasmar de manera visual la rutina que queremos conseguir. Preguntando al niño/a qué es lo que debe de hacer podemos crear un cartel con dibujos siguiendo los pasos a seguir en dicha rutina y colocarlo en un lugar donde lo pueda ver todos los días.

Natalia ha sido tan amable de querer compartir el cartel de rutinas que elaboraron en su familia y podemos ver aquí a la derecha.

 

 

Gema Yagüe: Tiempo para entrenar y juego de roles 

Gema Yagüe es Trabajadora Social, Educadora de Disciplina Positiva para familias y para Gema Dpel aula y Motivadora de aliento para el empoderamiento femenino, sacando la mejor versión de ellas, haciéndolas brillar.

Apoya a mujeres que por algún motivo (soledad, estrés, pérdida de identidad…) desean tomar o retomar las rendas de su vida y necesitan un apoyo definitivo para encontrar su propósito de vida e independencia. Les ayuda a recuperar el estado ideal.También realiza talleres de Disciplina positiva ayudando a familias y docentes.

Podéis encontrar más información en su web https://conectandocorazones.es/  y también en sus redes sociales entre las que destaca su reciente canal de Youtube 

 

Gema nos comparte una herramienta de DP y, además, un juego. Así nos lo cuenta:

La primera herramienta que quiero compartir es el dedicar Tiempo para entrenar ,aprovechando que estamos todos en casa más tiempo de lo habitual, dedicar momentos para hacer cosas nuevas, para que aprendan a hacer cosas que no sabían, respetando por supuesto que todo aprendizaje requiere práctica y tiempo. En primer lugar les daríamos pautas, dividiendo las tareas en otras más sencillas si es necesario, y les dejaríamos hacer. No podemos esperar que lo consigan hacer bien a la primera, por lo que necesitamos paciencia. Es importante que lo hagan ellos o ellas, que vayan aprendiendo poco a poco, sintiendo que nos tienen ahí para la ayuda que puedan necesitar, hasta que sean capaces de hacerlo autónomamente.

Juego de roles

El segundo juego que os recomiendo no es como tal de Disciplina Positiva, pero se basa en el mismo respeto y aprendizaje juntos, con conexión. Se trata de hacer juego de roles. Cada miembro de la familia elegiría a otro miembro para representar su papel. Es muy común que sean los padres y madres los que representan a los hijos/as y éstos/as a sus progenitores.

familia juego de roles

Mientras toda la familia se ríe y se divierte, es una situación que sirve de aprendizaje para los adultos, para que sus hijos les hagan de espejo y puedan darse cuenta en qué son las cosas de nosotros, que decimos o que hacemos que más llegan a ellos/as. Puede ser que lo que veamos nos haga reír o también puede ser que pensemos, “madre mía, ¿qué estoy haciendo?”, pero en ningún momento nos tiene que servir para sentirnos culpables, sólo solo una forma de aprender, una buena manera de mejorar. A partir de lo que vemos, cogemos lo que nos gusta, intentamos cambiar lo que no, lo trabajamos durante la semana, y la semana siguiente volvemos a jugar. ¿Te atreves a intentarlo?

Puedes ver más detallado como te lo cuenta Gema en su canal de Youtube aquí

Carmen Fernández:  Conexión emocional

Carmen Fernández Rivas es Coach Infanto Juvenil Familiar y Educativa especializada en Inteligencia Emocional. Está formada en Comunicación No Violenta, Cuentoterapia , Theraplay y es Terapeuta de Pareja. También es profesora de Yoga, Mindfulness y Educación Emocional Infantil así como Educadora certificada por la Asociación Americana en Dp para familias, aula, primera infancia, pareja y empresa.

Carmen DpComenzó asesorando y formando a familias en talleres, asociaciones, centros o ampas. Ampliando ese asesoramiento y formación a docentes gracias a los Centros de Formación del Profesorado y a través de la Fundación Tripartita. Su trabajo, cada vez más integral ha ido evolucionando, siendo ahora su objetivo llevar al mayor número posible de personas y de contextos unas relaciones más positivas, a través de formaciones y talleres vivenciales, lúdicos, donde traslada herramientas sobre cómo poner en práctica esas relaciones más humanas y respetuosas para fomentar cooperación, colaboración y habilidades socioemocionales.

Su proyecto ha evolucionado a www.relacionesenpositivo.com, pero mientras deja perfecta su nueva web podéis contactar con ella en http://www.padresayudandoapadres.es/

 

Lo que Carmen nos transmite, desde su experiencia personal, es lo siguiente:

De mi CV, de lo que más orgullosa me siento es de mi “trabajo” como madre; soy mamá de un chaval de 16 años y en ese sentido he tenido la mayor experiencia de aprendizaje de toda mi vida, que nunca tiene fin. De esta experiencia lo que ha transformado mi relación ha sido interiorizar principios educativos que revisen cuál es mi actitud en cualquier tipo de relación, dando prioridad a entender que debajo de todo comportamiento hay una necesidad no cubierta, que una relación siempre debería ser horizontal tratando con dignidad al otro, cuidando de mi misma para poder cuidar y tratando de ser respetuosa con los demás a la par que soy fiel a mis necesidades respetándome a misma.

El paraguas de la neurociencia ha ofrecido una perspectiva increíble sobre cómo conectar emocionalmente primero con el otro posibilita que este sea más permeable a tu opinión o petición.

Bibiana Infante :  Amabilidad y firmeza 

  Bibiana Infante es Psicóloga, está certificada como Entrenadora  en Disciplina Positiva por la Positive Discipline Association. (Educadora de Familias, Primera Infancia, Parejas, Aulas, Organizaciones).Bibi DP

Es Miembro Fundador de la Asociación Disciplina Positiva España (ADPE) y Co-Directora de Centro Integral Disciplina Positiva. Tras más de 15 años como Psicóloga en el ámbito de la clínica privada, hace 8 años, redirigió su trayectoria profesional hacia la prevención, ayudando a familias y docentes a preparar a la infancia y a los adolescentes para la vida bajo los principios de la Disciplina Positiva. Tras su Certificación como Entrenadora y paralelamente, también como madre de dos hijos, lleva varios años difundiendo la Disciplina Positiva a nivel nacional e internacional.

Podemos tener más información o contactar con ella en www.centrodisciplinapositiva.com, o en su Facebook e Instagram

 

Estoy especialmente contenta con esta colaboración, ya que Bibiana fue mi entrenadora de Disciplina Positiva, junto con Gigi Núñez, hace ya más de tres años. Hoy nos cuenta lo siguiente:

Para mi una de las herramientas más útiles y amplias es la AMABILIDAD Y FIRMEZAamabilidad y firmeza DP

Ayuda a que las familias entiendan que al trabajar bajo una visión de respeto mutuo, todo lo que hagamos hacia los demás ha de ser Amable y Firme al mismo tiempo. “Yo te respeto y también necesito que tu respetes las necesidades de la situación, del grupo o del otro”.

Se puede ser amable y firme a la vez, primero conectando y luego corrigiendo o educando. “Respetándote a ti, te ayudo a que respetes los límites”

Bibiana nos ha querido dejar una imagen de una de las tarjetas donde se resume esta herramienta.

 

Educar siendo amable y firme a la vez es una de las bases de la Disciplina Positiva.

Y, si habéis llegado hasta aquí, muchísimas gracias. Quiero agradecer a cada una de estas mujeres maravillosas, y por suerte, amigas, que hayan querido colaborar en el estreno de mi blog.

Os deseo a todas las familias mucho ánimo para llevar lo que nos queda de la mejor manera posible, y que saquemos de esta situación excepcional y que nadie queríamos, algún aprendizaje agradable, positivo. Que intentemos que los recuerdos que creemos en estos momentos para el futuro adulto de la infancia actual que nos rodea sean felices, amables y en un entorno de amor, conexión y respeto.

Como os dije más arriba si estáis interesados/as en tener más información de Disciplina positiva, la web de la asociación española es http://www.disciplinapositivaespana.com

Me encantaría que me dijeseis qué os han parecido estas herramientas, si las queréis poner en práctica, y si lo intentáis, contadme vuestros avances y vuestras dificultades, tanto en comentarios como por mail.¡¡me encantará leeros!!

Y si te ha gustado este post, comparte con las familias a las que creas que les puede interesar.

¡Gracias por acompañarme en esta aventura!

Abrir WhatsApp
Hola, si tienes dudas podemos hablar por WhatsApp.
0
  • No hay productos añadidos al carrito.